En el Concejo de Bogotá se adelantó la primera parte del debate de control político sobre la licitación que dio paso al nuevo esquema de aseo en la capital.

A la sesión solamente asistieron 30 de los 45 concejales y dos de ellos abandonaron el recinto.

El concejal Juan Carlos Flórez, lanzó fuertes denuncias contra la administración distrital, según la investigación de la esa bancada del cabildante, el estudio de los camiones y su implementación para cubrir las zonas de Bogotá no estaba completa desde el inicio de la operación, repitiendo así el error que ya se había cometido durante la pasada administración.

El cabildante también afirmó que la UAESP acomodó la licitación a las necesidades de los contratistas privados, al permitirles usar camiones recolectores antiguos y alquilar otros de Aguas de Bogotá.

La investigación dejó ver que a la empresa Promoambiental se le destinó a cubrir un área que excedía su capacidad operativa, mientras que las empresas Área Limpia y Bogotá Limpia contaban con mayor número de empleados y menos áreas de cobertura. Otros cabildantes  plantearon  que la administración distrital no respondió adecuadamente a la crisis de las basuras y que en general los secretarios de gobierno no trabajaron en equipo para superar la misma.

La Uaesp, en las próximas horas, entregará el balance del primer mes de entrada en vigencia del nuevo esquema de basuras en la capital.