El organismo de control considera que el gobernador de Córdoba podría interferir en las investigaciones sobre posibles actos de corrupción en la terminación de un contrato de ciencia y tecnología con recursos de regalías.

Esta medida tiene una duración de tres meses y se toma “para evitar la reiteración de una posible falta disciplinaria en relación con la ejecución de recursos públicos, así como la interferencia en la investigación”, explicó la Procuraduría en un comunicado.

Cabe recordar que la Procuraduría profirió una suspensión “provisional” contra Besaile en enero, y en abril lo suspendió de nuevo por tres meses, que se cumplirían justamente esta semana.

El gobernador de Córdoba también enfrenta un proceso judicial por el ‘cartel de la hemofilia‘. En este caso le imputaron los cargos de concierto para delinquir, cohecho por dar y ofrecer, falsedad en documentos y peculado por apropiación que no aceptó.

En ese momento, el ente de control reveló que entre las pruebas que analizó se encuentra una “declaración a un medio radial donde el exgobernador de Córdoba, Alejandro Lyons, aseguró que su sucesor en 2016 siguió pagando las cuentas por la atención a falsos pacientes de hemofilia”.