Ahora se deberá programar una segunda audiencia en la que se defina la situación jurídica del gobernador.

Para hoy viernes estaba programada la audiencia en la que el Tribunal Superior de Bogotá definiría si el gobernador suspendido Edwin Besaile iba a la cárcel o quedaba en libertad, en medio de la investigación que le llevan por recibir dineros de regalías para su campaña a la gobernación.

Sin embargo, la fiscal del caso renunció porque, según fuentes, se va de la Fiscalía.

Ahora, se deberá programar una segunda audiencia en la que deberá quedar clara su situación jurídica. Besaile es investigado tras la declaración del exgobernador de ese departamento, Alejandro Lyons quien, a través de un proceso de colaboración con el ente investigador, aseguró que le dio 2.100 millones de pesos en efectivo que eran de las regalías del departamento, específicamente, que debían ser destinados a pacientes de hemofilia.

Besaile, por su parte, ha dicho en múltiples oportunidades que él no tiene nada que ver con la corrupción del departamento y que no ha hecho más que denunciar las irregularidades de la anterior administración.

Su situación está en manos del magistrado de ese alto tribunal, Hermens Darío Lara.