El sacerdote samario hizo la petición ante el Superior General de la Comunidad Eudista, en Roma, de la dispensa para colgar sus hábitos.

El reconocido padre Linero hace parte de esa comunidad Eduista a la que le solicitó su retiro del sacerdocio por medio de una carta.

“Es así, es cierto […]. He escrito una carta a mi padre general, al padre Jean-Michel Amouriaux pidiendo que me dispense de mis promesas sacerdotales. El padre no me ha respondido, no tengo respuesta todavía, por eso quedo un poco entre primera y segunda con el tema”, confirmó Linero en una entrevista con Blu Radio, a primeras horas de este miércoles.

La decisión habría sido personal y porque está cansado de la soledad, según explicó en la emisora:

“Si ha habido un desencanto, es mío. Me he desencantado de las maneras de vivir, por eso he tomado esta decisión […]. Me mamé de cosas, así de simple. Me mamé de cosas mías, de soledades, de cosas que no entiendo”.

También mencionó que es la primera vez que iba a hablar del tema “frontalmente y con claridad”, aunque espera que sea la última vez que lo haga porque, según dijo: “Al fin y al cabo esa es mi vida, es mi interior, eso me genera muchas emociones”.

“Yo soy un católico feliz, seguiré siendo católico y seguiré teniendo una experiencia de fe y soy feliz. Es decir, no soy un tipo amargado. Ustedes me ven aquí todos los días, ustedes saben que yo disfruto lo que hago. Simplemente quiero vivir de otra manera, hacer otras opciones de vida. He entendido otras cosas y soy claro. Son problemas míos, no son problemas de nadie más”, agregó en el medio radial.

En una entrevista con El Heraldo, el padre Linero confesó esa decisión y recordó que estaba en un año sabático, “de reflexión, de replantearse otra forma de vivir sin sotana”.

Incluso, aseguró que tiene 50 años y, de esos, los últimos 33 años de su vida los ha dedicado a la Iglesia católica y a servir a la comunidad. Ahora, quiere “vivir de otra manera”.