El Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses informó este miércoles que una vez culminada la necropsia al cuerpo de la niña María José Ospino de cuatro meses de edad, se pudo establecer que la causa de su deceso fue por asfixia mecánica por sofocación.

De igual forma, se pudo determinar a través de evidencias físicas que también fue víctima de maltrato infantil.

El cuerpo de la niña fue entregado a sus familiares y el resultados de la necropsia será remitido a la Fiscalía General de la Nación para adjuntarla a la respectiva investigación.

La desaparición de la menor se produjo en la noche del pasado sábado cuando Alexander Ospina, tras una discusión con la madre de la pequeña huyó con la bebé de tan solo cuatro meses.

Durante dos días las autoridades utilizaron toda su capacidad para encontrar a la recién nacida, la búsqueda se concentró no solo en Chía sino también en Boyacá y en el departamento del Meta.

El ofrecimiento de una recompensa de 20 millones de pesos dio sus frutos, gracias a un informante el Gaula de la Policía logró ubicar al padrastro secuestrador en el municipio de San Carlos de Guadua (Meta).

Inicialmente, Ospina aseguró que la bebé estaba viva, sin embargo minutos después confesó haber asesinado y sepultado a la pequeña en el cerro La Valvanera de Chía, donde las autoridades hallaron el cuerpo de la menor.