Así lo confirmó la FIFA en un panel de discusión sobre Diversidad y Antidiscriminación presentado en el estadio Luzhniki de Moscú. Sin embargo, puede haber un subregistro, pues la mayoría de ellos se conocieron por hacerse virales en redes sociales.

El director ejecutivo de la FARE (Football Against Racism in Europe), entidad encargada por la Fifapara monitorizar la discriminación y el racismo en el fútbol, Piara Powar señaló:

“Hasta el momento, hemos registrado 30 casos de sexismo, la mayoría a mujeres rusas que fueron abordadas por parte de aficionados de otros países, y hubo otros 15 casos de acoso a periodistas. Este número puede ser diez veces mayor, pero muchos no son registrados”.

Powar agregó que la FIFA ha estado trabajando con la policía rusa y los organizadores locales para identificar a los fanáticos que han agredido a estas mujeres, y que a algunos se les retiró el FAN ID, la identificación que necesitan los aficionados y que funciona en realidad como un visado, lo que supone, en la práctica, su expulsión del país.

Estos casos se registraron fuera de los estadios y sabemos de ellos por los medios o la redes sociales, que nos permiten monitorizar de una mejor forma”, agregó Federico Addiechi, presidente de la Comisión para la Diversidad y Antidiscriminación de la FIFA.

Addiechi considera que, en Rusia, “no se ha dado una situación diferente” a la que se dio durante el Mundial de Brasil, hace cuatro años.

Precisamente en Brasil, las periodistas se unieron en una campaña para pedir respeto como mujeres y hacia su trabajo en la Copa Mundo.