97 personas murieron y al menos 143 resultaron heridas por unas tormentas de arena que afectaron a 75 distritos en la India.

El manto de polvo que cubrió toda la capital de Nueva Delhi dificultando la visibilidad y arrasando con árboles y postes de luz, provocó el colapso de muros y casas dejando a varias personas atrapadas bajo los escombros.

Asimismo, cayeron fuertes lluvias y se presentaron inundaciones en varias zonas de las India.

Los incidentes meteorológicos son habituales en el sur de Asia en la época de más intensidad de las lluvias monzónicas, sobre todo entre julio y agosto, cuando suelen causar centenares de muertos y millones de afectados en la región.

El pasado año, más de medio centenar de personas murieron y casi dos millones se vieron afectadas por las inundaciones y lluvias caídas entre principios de junio y mediados de julio en el noreste del país.