El gigante asiático anunció este viernes que puso en marcha “de forma inmediata” medidas de represalia contra importaciones estadounidenses tras la entrada en vigor en EE.UU. de aranceles a bienes chinos importados por 34.000 millones de dólares.

El portavoz del Ministerio chino de Asuntos Exteriores, Lu Kang, anunció en una rueda de prensa en Pekín la imposición de estas medidas, pero no dio detalles sobre su cuantía ni el número de productos afectados.

“Después de que EE.UU. activara sus medidas arancelarias contra China, las medidas de China contra EE.UU. lo hicieron inmediatamente”, confirmó Lu, tres horas después de que entraran en vigor los aranceles estadounidenses a bienes chinos a las 00.00 horas de la costa este norteamericana (11:00 de la noche del jueves, hora colombiana).

Las autoridades del país habían avanzado que si Washington aplicaba esta tanda de gravámenes, dirigida principalmente a productos industriales y tecnológicos de alto valor añadido, Pekín respondería con la aplicación de aranceles a bienes estadounidenses por el mismo valor, es decir, 34.000 millones de dólares.

Estos serían principalmente productos agrícolas, sobre todo soja, y otros bienes de consumo como automóviles o whisky, aunque hoy no precisaron sobre qué productos se aplicaron las tasas, el valor total que suman ni tampoco de qué porcentaje son.

El portavoz de Exteriores insistió en que “una guerra comercial no beneficiará a nadie” y que “las presiones y amenazas no llevarán a ningún sitio”.

“No queremos ver una escalada de las fricciones comerciales”, recalcó, al tiempo que dijo que China ha intentado convencer a EE.UU. de “construir la globalización de forma objetiva y solucionar las disputas de forma adecuada a través del diálogo”.

Lu no quiso precisar cuándo fue la última vez que Trump y su homólogo chino, Xi Jinping, mantuvieron una conversación telefónica a este respecto, pero sí dijo que “las autoridades estadounidenses a todos los niveles son plenamente conscientes de la posición china”.

El portavoz lamentó que EE.UU. haya violado de forma “flagrante” las reglas de la Organización Mundial del Comercio (OMC) y alertó de que sus medidas afectarán tanto a multinacionales como a pequeñas y medianas empresas y tendrán un impacto en todo el conjunto de la economía.

China había informado que emprendería “los contraataques necesarios” como respuesta al anuncio de aranceles a algunas de sus exportaciones hecho por EE.UU., aunque por ahora no detalló cuándo ni cómo.

La parte china prometió no realizar el primer disparo, pero para defender los intereses del país y su población se ha visto forzada a realizar los contraataques necesarios”, señaló un comunicado del portavoz del Ministerio de Comercio.

“Notificaremos rápidamente a la OMC sobre la situación y trabajaremos con otros países para proteger conjuntamente el libre comercio y el sistema multilateral”, añadió el comunicado oficial chino.