Los dos países iniciaron este jueves un proceso para normalizar sus relaciones diplomáticas, que incluye el restablecimiento de embajadores y la reconexión aérea, tras una crisis desatada por sanciones del país centroamericano.

Hemos acordado el regreso de embajadores de Panamá y Venezuela […] y retomar la conectividad aérea con todas las líneas a partir de mañana (viernes)”, dijo el presidente venezolano, Nicolás Maduro, a periodistas tras dialogar telefónicamente con su homólogo panameño, Juan Carlos Varela.

Maduro informó además que se conformará una comisión presidida por los cancilleres de Venezuela, Jorge Arreaza, y de Panamá, Isabel De Saint Malo, para que elabore un informe que contribuya a “solucionar los problemas y asuntos pendientes” entre ambos países.

El gobierno panameño señaló por su parte en un comunicado que la decisión se tomó para “mantener relaciones bilaterales constructivas y no afectar el bienestar” ciudadano.

La declaración añade que el informe de los cancilleres será presentado a los presidentes en 30 días.

El mandatario venezolano indicó que la conversación con Varela se dio gracias a la mediación del presidente de República Dominicana, Danilo Medina, quien también auspició un fracasado diálogo entre el gobierno y la oposición venezolana para resolver la crisis política interna.

“Quiero agradecer a Danilo Medina por su intermediación y por haber ayudado a pasar la página entre Panamá y Venezuela […]. Es una buena noticia, le doy las gracias al presidente Juan Carlos Varela, nosotros fuimos amigos como cancilleres y luego hemos tenido buena comunicación como presidentes”, destacó.

Delegaciones de los dos países se reunieron el 6 de abril en República Dominicana, sin lograr un acuerdo.

El entendimiento con Panamá se suma al logrado el pasado 18 de abril por Venezuela y España para restituir sus respectivos embajadores.

Movida frente al aislamiento

La crisis diplomática se desató luego de que en marzo Panamá incluyera a Maduro y a un grupo de funcionarios venezolanos en una lista de “alto riesgo” por blanqueo de capitales.

El gobierno de Maduro respondió suspendiendo las relaciones económicas por tres meses con un centenar de empresas panameñas, incluida Copa Airlines, la principal conexión aérea de Venezuela con América Latina en medio de una fuga masiva de aerolíneas por la crisis económica.

Copa informó que el Instituto de Aeronáutica Civil de Venezuela le anunció la reactivación de los vuelos entre ambos países. “Estamos trabajando para reanudar lo antes posible nuestras operaciones hacia y desde Venezuela”, escribió la aerolínea en Twitter.

Según Varela, unos 280.000 venezolanos utilizan Panamá como destino o punto de conexión.

Tras la medida venezolana, el país centroamericano había suspendido también por tres meses la operación de las aerolíneas venezolanas en su territorio.

El internacionalista Mariano De Alba observó que el acuerdo no menciona explícitamente la suspensión de las sanciones a Maduro y sus funcionarios, respaldadas por Estados Unidos.

“De aquí a 30 días dudo que Panamá levante las sanciones”, dijo el experto a la AFP.

Panamá es uno de los 14 países del Grupo de Lima que, junto con Estados Unidos, han anunciado que desconocerán los resultados de las elecciones presidenciales del 20 de mayo en Venezuela -en las que Maduro busca su reelección- por considerar que no ofrecen garantías de transparencia.

De Alba opinó que con la decisión Maduro busca “preservar las relaciones diplomáticas y comerciales ante el anuncio de un buen número de países de que no reconocerán” las presidenciales, lo que avizora un mayor aislamiento internacional.

“Un escenario donde simplemente no haya reconocimiento pero no medidas concretas por parte de la comunidad internacional, es un escenario favorable para el gobierno venezolano”, añadió.

AFP