La policía capturó a la responsable de esta estafa a tres ciudadanas chilenas en las playas de Bocagrande, en Cartagena. Las turistas hicieron la denuncia por estafa porque hicieron el cambio a la moneda de su país y vieron que el cobro era excesivo.

Al conocer el hecho, agentes de una de las patrullas del cuadrante ubicaron a una de las masajistas, y las autoridades evalúan si imponerle comparendo mediante el Código de Policía y su una posible suspensión para ejercer estas actividades en la playa es suspendida para estas actividades en la playa, indicó El Universal.

Paulina Calvo, una de las turistas, relató el momento en Blu Radio: “Se acercaron estas niñas a decirnos que nos querían dar una prueba de sus masajes. Entonces nosotros aceptamos la prueba porque era prueba, y en cualquier parte del mundo una prueba es gratis. Pensamos: ‘Si nos gusta, nos hacemos el masaje’; pero esos masajes no duraron más de cinco minutos y nos dicen: ‘Están listas. Son 150.000 pesos por cada una’, y a nosotras nos pareció muchísima plata y nos quedamos mirando, pero nos tocó pagar porque a unos pocos metros de nosotros había una pelea”.

Las autoridades investigan si otros hombres están involucrados en el hecho, pues las extranjeras aseguran que se sintieron intimidadas porque otros trabajadores de la playa y vendedores ambulantes llegaron al lugar. “Contó que dos hombres empezaron a pelearse y cree que lo hicieron para intimidarla a ella y a sus acompañantes”, por lo que decidió pagar el masaje, agregó el diario local.