Colombia terminó 0-0 con Australia en Londres y dejó buenas noticias por el rendimiento de Mojica, Lerma y Borja. El delantero perdió un penal.

Última parada de la Selección: Craven Cottage. Colombia fue local en Londres gracias a una afición que hace de cualquier estadio del mundo una pista de baile.Hubo salsa y luego 45 minutos complicados, ante un equipo ordenado que dio pocas ventajas en defensa. En el segundo tiempo, Pékerman replanteó para cambiarle la cara a la Selección. Termina una gira en la que el técnico argentino probó jugadores y esquemas. Borja, Mojica y Mateus se destacaron. Viene la etapa de las conclusiones.

Pékerman planteó un 4-3-3 en el arranque. Óscar Murillo y Cristian Zapata como pareja de centrales. Arias en el lateral derecho y Johan Mojica por izquierda. El tres del medio con Mateus Uribe, Wilmar Barrios y Abel Aguilar y en ataque, James, Falcao García y Carlos Bacca. Un prueba interesante más allá del sistema porque la rotación en la ocupación de espacios fue constante.

Australia fue un equipo que se agrupó bien desde el inicio, presionó arriba y complicó el paso de la pelota en el medio campo. Un equipo luchador, que no dio nada por perdido. Colombia sintió ansiedad por la imposibilidad de generar volumen de juego ofensivo y por momentos aceleró de más la toma de decisiones. Faltó claridad para crear y sacar la pelota desde el fondo.

En el primer tiempo, la Selección solo generó dos opciones claras de gol. En el minuto 4, centro de James desde la derecha que Mateus estuvo muy cerca de cabecear (muy bien el volante llegando por el centro), y en el minuto 34, una salida por izquierda de Mojica que centró, Bacca dejó pasar la pelota y James remató a la tribuna. A Colombia le faltó desequilibrio y ataque por las bandas. Arias apenas pasó de la mitad de la cancha, mientras que Mojica ratificó condiciones y criterio.

Para el segundo tiempo, Pékerman mandó dos cambios al campo: Borja por Falcao y Lerma por Aguilar. El delantero de Palmeiras revolucionó el ataque con pocos minutos en la cancha. En el 47, Arias metió un centro que bajó Mateus y Borja remató de chilena. ¡Cerca del travesaño! Cinco minutos más tarde, Bacca recibió el balón por la izquierda, fue al fondo, centró y Miguel la mandó al fondo de la red. Jugada invalidada por fuera de lugar en el pase previo.

Colombia mejoró el funcionamiento ofensivo. 4-2-3-1, con un Borja guapo, con gran movilidad en el área. Mateus probó de media distancia en el 54’; en el 61’, una nueva llegada por izquierda de Bacca, cabezazo de James y gran respuesta del portero Vukovik. En el 63’, Mojica llegó hasta el fondo, metió la pelota y Borja cabeceó al piso muy cerca del palo izquierda. La Selección cambió el ritmo, se apoderó de la pelota y de las opciones.

Más modificaciones en Colombia a falta de 20 minutos del final. Chará por Murillo y Bacca por Izquierdo. Variantes a prueba en la Selección. En el 76’, un balón en el travesaño de Borja tras centro de James. Última jugada para el 10 en el partido antes del cambio por Giovanni Moreno. La banda de capitán para Cristian Zapata. La Selección merecía más que un empate y en el 85’ el juez pitó un penal sobre Borja que pidió la pelota. Vukovic atajó.

La gira por Europa a 79 días del comienzo del Mundial deja señales positivas en el recambio en algunas posiciones. Buen nivel de Mojica, de Lerma y Borja. La próxima convocatoria de la Selección será la última semana de mayo en Bogotá, antes de partir a Milán donde José Pékerman definirá la lista de los 23 que jugarán en Rusia 2018.