Para la Controlaría General de la República, la fuga de dos presos de la cárcel de máxima seguridad La Picota, que se registró el pasado sábado, muestra las fallas que ya había anunciado en auditorías realizadas en el pasado como el insuficiente personal de custodia y vigilancia a cargo del pabellón donde se evidenciaron las ausencias.

Esto se debe, en gran parte, a la excesiva cantidad de permisos sindicales a personal de custodia y vigilancia, existen 78 sindicatos en el Inpec, con 31.397 días de permisos al año, lo que representa 88 años.

Para el ente de control la limitación de personal continúa afectando derechos de los internos, debido a la imposibilidad de cumplir remisiones médicas o judiciales y perjudica también la labor de seguimiento a las medidas de detención preventiva y penas privativas de la libertad extramural.