El hecho se registró en la madrugada del miércoles cuando la erosión costera provocó el colapso de la estructura.

Las fuertes lluvias en la zona han derrumbado cerca de 200 casas en esa población, y los habitantes temen que el nivel del agua siga aumentando.

Sin embargo, las personas que presencian la escena parecieran celebrar lo que están viendo, pues se ve como algunos tienen los brazos levantados y se escuchan algunos gritos y risas de por lo menos una docena de personas que están a la orilla del río.