El Programa de Alimentación Escolar (PAE) presenta fallas estructurales que dificultan el manejo de los recursos. Así lo reconoció el Ministerio de Educación luego de conocerse las denuncias de corrupción que involucran a funcionarios y exfuncionarios de municipios y departamentos del país investigados por malos manejos de este programa.

La directora de Cobertura y Equidad del Ministerio de Educación, Natalia Niño, aseguró que uno de los problemas es que los recursos que reciben los entes territoriales para el PAE provienen de diferentes fuentes como las regalías y el sistema general de participación.

“Hemos encontrado fallas estructurales como la asignación de recursos que llegan unos a los municipios y otros a los departamentos. Esto hace que se dificulte el seguimiento a los recursos y se dificulte la operación del programa”, indicó la funcionaria.

Natalia Niño sostuvo que las entidades territoriales son autónomas para realizar el proceso de contratación que termine con la adjudicación del programa a algún operador que reúna las condiciones para que responda por la alimentación de los menores de edad.

“La contratación se hace con Ley 80 que es la que rige el proceso de contratación del Estado. No existe un régimen especial, funciona igual que para todos”, explicó la funcionaria.

Agregó que el PAE es un programa complejo, por lo que el Ministerio de Educación propuso hacer una reforma del mismo para tener mayor control de los recursos.