Por orden del Consejo de Estado, la Secretaría de Movilidad del Distrito anunció la suspensión provisional de la polémica medida. Ahora el Ministerio de Transporte deberá expedir una nueva resolución.

Según el cronograma de implementación gradual impuesto por la secretaría de Movilidad en mayo, los taxis con placas terminadas en 7, 8 y 9 tenían que actualizar el sistema antes del primero de julio.

En esa ocasión, la Secretaría de Movilidad advirtió que se impondrían multas de 390.000 pesos a los conductores y empresas que no cumplieren con el cambio.

Sin embargo, hasta el momento, de los casi 55.000 taxis que ruedan por la ciudad, solo unos 3.000 se han acogido a los requisitos tecnológicos exigidos por el Distrito, reseña Noticias Caracol.

El concejal Roger José Carrillo, opositor de la medida, explicó a la revista Semana que “lo que autorizó el Gobierno nacional es que las tabletas (solo) podrían implementarse en el servicio de lujo”, siendo este uno de los argumentos más fuertes de los taxistas.

Los taxistas argumentan que la implementación de esta nueva tecnología les genera altos costos y los convierte en un blanco de los ladrones.

Hasta el momento se desconoce cuándo estaría listo el nuevo decreto.

Mientras tanto, lo que sí deberán hacer los taxistas es registrarse en el Sistema de Información y registro de Conductores (SIRC), recordó Blu Radio.